No, no, esta no ha sido una sentencia cualquiera: pese a enmarcarse en un sistema judicial que ha dado en los últimos 14 años abundantes pruebas de su ceguera en perspectiva de género, pese a haber sido dotado de una ley para que hagan correctamente su trabajo, el fallo del caso de ‘La manada’ rebasa todo lo rebasable. Y no, esta vez ya no: ni las mujeres ni nuestros aliados hombres vamos a consentir que, por enésima vez nos escupa un aséptico “las sentencias judiciales deben respetarse”.

No. Esta no la respetamos; de hecho, la despreciamos. Despreciamos el papel jugado por quienes han santificado la cultura de la violación, lanzando sin pudor el mensaje de que, para que se reconozca, una agresión sexual debe conllevar la puesta en riesgo de nuestras vidas. No señores: bien sabemos desde pequeñas, y así es recomendado por las expertas, que en una situación de violencia sexual semejante lo normal es no resistirse, proteger la propia vida, cerrar los ojos y aguantar hasta que todo pase como ha hecho nuestra hermana.

Hermana, no estás sola, ya lo ves, estamos contigo. Siéntete cubierta por el manto de sororidad que tejemos de norte a sur, de este a oeste. Siéntete protegida, porque no vamos a parar hasta que se revise la sentencia, hasta que se revise la actuación de quienes han decidido ignorar el dolor que has soportado, que han dudado de tu testimonio, como se duda del de todas, mandando el oscuro mensaje de que la calle y la noche, serenas o ebrias, no son nuestras.

No es una cuestión de años, tampoco de venganza: se trata de la cuestión esencial de si el Estado español avala la cultura de la violación. Por eso, si no reculan, si no buscan solución racional a este insulto a las mujeres, sin justicia, no habrá paz.

Vamos a acabar con este clima de sospecha y duda de nuestros testimonios. Vamos a acabar con una justicia patriarcal que nos quiere apaleadas o muertas para poder reconocer una violación. Vamos acabar con la cultura de la violencia sexual. No vamos a tolerar un poder judicial que, en el mejor de los casos, es caduco e inútil, socialmente dañino, sin la obligada capacitación en perspectiva de género y, en el peor, está conformado por una élite patriarcal que alimenta el terrorismo machista.

Tomen nota, no vamos a parar y nos sobra creatividad para organizar la rabia.

Hermanas y hermanos, nos vemos en las calles

Non, non, esta nun foi una sentencia cualesquier: magar enmarcase nun sistema xudicial que dio nos postreros 14 años abondes pruebes de la so ceguera en perspectiva de xéneru, magar ser dotáu d’una llei por que faigan correchamente’l so trabayu, el fallu del casu de ‘La menada’ degola tolo rebasable. Y non, esta vegada yá non: nin les muyeres nin los nuesos aliaos homes vamos consentir que, per enésima vegada cuspir un aséptico “les sentencies xudiciales tienen de respetase”. Non. Esta nun la respetamos; ello ye que despreciar. Despreciamos el papel xugáu por quien han santificado la cultura de la violación, llanzando ensin pudor el mensaxe de que, por que se reconoza, una agresión sexual tien de traer la puesta en riesgu de les nueses vides. Non señores: bien sabemos dende pequeñes, y asina ye encamentáu poles espertes, que n’una situación de violencia sexual asemeyada lo normal ye nun aguantase, protexer la mesma vida, cerrar los güeyos y aguantar hasta que tou pase como fixo la nuesa hermana.

Hermana, nun tas sola, yá lo ves, tamos contigo. Sentir cubierta pol mantu de sororidad que texemos de norte a sur, d’este a oeste. Sentir protexía, porque nun vamos parar hasta que se revise la sentencia, hasta que se revise l’actuación de quien decidieron ignorar el dolor que soportasti, que duldaron del to testimoniu, como se duldar del de toes, mandando l’escuru mensaxe de que la cai y la nueche, seles o bébedes, nun son nueses.

Nun ye una cuestión d’años, tampoco de vengación: tratar de la cuestión esencial de si l’Estáu español respuende por la cultura de la violación. Por eso, si nun reculen, si nun busquen solución racional a esti insultu a les muyeres, ensin xusticia, nun va haber paz.

Vamos acabar con esti clima de barruntu y dulda de los nuesos testimonios. Vamos acabar con una xusticia patriarcal que nos quier tundíes o muertes para poder reconocer una violación. Vamos acabar cola cultura de la violencia sexual. Nun vamos tolerar un poder xudicial que, nel meyor de los casos, ye caducu ya inútil, socialmente dañible, ensin la obligada capacitación en perspectiva de xéneru y, nel peor, ta conformáu por una élite patriarcal qu’alimenta’l terrorismu machista.

Tomen nota, nun vamos parar y sóbranos creatividá para entamar la rabia.

Hermanes y hermanos, vémonos nes cais

Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas