Llega un nuevo Primero de Mayo y, como todos los anteriores, los sindicatos de clase saldremos a la calle a reivindicar la dignidad de la clase trabajadora y a llamar a ésta a luchar por esa dignidad.

Si hacemos balance del último año vemos cómo, en general, se ha retrocedido de manera alarmante en las condiciones laborales y de vida de toda la clase trabajadora, todo ello con una escasa respuesta social, aceptando las circunstancias con una mezcla de resignación y miedo que lleva a aguantar lo que sea antes de verse en el paro. Pero la Historia nos demuestra que la resignación sólo lleva a dar carta blanca a la Patronal, clase política y “sindicatos” amarillos para que sigan rubricando nuestras cartas de defunción.

Por suerte, este año también ha habido quien no se ha dejado pisar, que decidió plantar cara a recortes de sueldos, despidos, etc y que en la grandísima mayoría de los casos consiguieron sus objetivos, e incluso mejorar sus condiciones, sobre todo a través de la huelga en empresas y sectores concretos.

También vemos cómo va creciendo la protesta en la calle, con grandes movilizaciones como la Huelga General feminista del 8 de marzo, que desbordó todas las expectativas, o las protestas contra las pensiones de miseria. Ya se empiezan incluso a escuchar rumores lejanos de una posible Huelga General.

Lo que nos han demostrado estas luchas en este último año es que la resignación no sirve, que si algo quieres, debes de luchar por ello, ya que no va a caerte del cielo. Por eso, este Primero de mayo llamamos a toda la clase trabajadora a que se rebele contra la precariedad, contra la explotación y contra un sistema hecho a la medida del empresariado y para el que la clase trabajadora no merecemos siquiera la condición de seres humanos.

Por eso y por mucho más, la clase trabajadora debe organizarse, de una vez por todas, y salir a reclamar lo que es suyo, porque sólo luchando por ello va a recuperar su dignidad.

La lucha es el único camino.

Llega un nueu Primeru de Mayu y, lo mesmo que tolos anteriores, los sindicatos de clase vamos salir a la cai a reivindicar la dignidá de la clase trabayadora y a facer un llamáu a ésta a lluchar por esa dignidá.

Si facemos balance del últimu añu vemos cómo, en xeneral, retrocedióse de manera alarmante nes condiciones llaborales y de vida de tola clase trabayadora, too ello con una escasa rempuesta social, aceptando les circunstancies nun amiestu de resignación y miéu que lleva a aguantar lo que seya enantes de vese nel paru. Pero la Hestoria amuésanos que la resignación namás lleva a dar carta blanca a la Patronal, clase política y “sindicatos” amariellos pa que sigan rubricando les nueses cartes de defunción.

Por suerte, estu añu tamién hebio quien nun se dexó pisar, que decidió plantar cara a retayos de sueldos, despíos, etc y que na grandísima mayoría de los casos algamaron los sos oxetivos, e incluso meyorar les sos condiciones, sobre too al traviés de la fuelga n’empreses y seutores concretos.

Tamién vemos cómo va xorreciendo la protesta na cai, con grandes movilizaciones como la Fuelga Xeneral feminista del 8 de marzu, que desbordó toles espeutatives, o les protestes escontra les pensiones de miseria. Empiecen yá incluso a sintise rumores llonxanos d’una posible Fuelga Xeneral.

Lo que nos amosaron estes lluches nesti últimu añu ye que la resignación nun val, que si dalgo quieres, has de lluchar por ello, yá que nun va caete del cielu. Poro, esti Primeru Mayu llamamos a tola clase trabauadora a que se rebele escontra la precariedá, escontra la esplotación y escontra un sistema fechu a la midía del empresariáu y pal que la clase trabayadora nun merecemos siquier la condición de seres humanos.

Por eso y por muncho más, la clase trabayadora tién que se organizar, d’una vez por toes, y salir a reclamar lo que ye de so, porque namás lluchando por ello va recuperar la so dignidá.

La llucha ye l’únicu camín.

Tags: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas