Acto de solidaridad del UC. Ceares

Acto de solidaridad del UC. Ceares

 

Como hemos venido anunciando en los últimos días a través de varios medios y redes sociales, en la mañana del pasado viernes dos compañeros fueron agredidos por uno de los repartidores de la cafetería del Nuevo Gijón La Santina (C/ Dr. Avelino González, 3),  que en ese instante se encontraba desempeñando la tarea de destruir los carteles que anunciaban una nueva movilización de nuestro sindicato contra las prácticas abusivas de la empresa.
Al acercarse a él uno de nuestros compas,  con el fin de instarle a que depusiese su actitud,  el repartidor  respondió clavándole un destornillador en el brazo y sajando con el mismo la mano del otro compañero que acudió en su auxilio,  provocándoles diversas heridas que tuvieron que ser atendidas en un centro de salud.

La gravedad e importancia de los hechos que, desde CNT, queremos subrayar, no radica en la simple agresión, como hecho aislado, de la empresa hacia las movilizaciones sindicales. Ni siquiera es la lástima, vergüenza ajena e indignación generadas  porque haya sido un trabajador y no su patrón, el que haya actuado como matón contra dos compañeros, ya que por triste que nos parezca, al fin y al cabo, esa decisión es su problema. La gravedad deriva de que

esta agresión, se enmarca dentro de una movilización sindical, en la que la empresa desde el primer momento ha adoptado una actitud de intimidación, amenaza, desafío y acción violenta hacia un@s compañer@s que, movid@s únicamente por la solidaridad y el deseo de tratar de mejorar las condiciones de TOD@S l@s trabajador@s, han llevado a cabo una protesta pacífica.

La acción sindical es la única herramienta colectiva de disuasión realmente eficaz para que individuos como “Javi El Pufista” , sientan que l@s trabajador@s no están sol@s ante la empresa. Es una herramienta de tod@s, y cada golpe que esta recibe, lo recibimos tod@s. Por eso es de suma importancia que evitemos a toda costa que la violencia contra el sindicalismo pase a ser algo habitual, más si cabe en un país con un pedigree fascista como este, en el que una conducta bárbara puede fácilmente convertirse en una tendencia. Arranquemos de raíz actitudes como esta, enseñémosle a esta gentuza que somos much@s  y estamos unid@s.

La mejor respuesta que le podemos dar a esta agresión, es salir reforzad@s de ella. ¡Y vaya si lo estamos consiguiendo!
Este hecho está sirviendo para reafirmarnos tod@s en que no tenemos por qué tener miedo al hacer sindicalismo, que ante la violencia de algún@s contamos con la solidaridad de much@s, y que tras esta  agresión somos nosotr@s los que tenemos la cabeza bien alta, y ell@s los que se esconden como ratas.

¡Salud y Anarquía!

Tags: , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario